ASOMBROSO!!

PASA, TODO PASA


Una vez, un rey convocó a todos los sabios de la corte, y les dijo:
"Yo he mandado un hermoso anillo de diamante con uno de los mejores orfebres de la zona. Deseo ocultar dentro de mi anillo, un mensaje que me ayude en los momentos de desesperación total.
Un mensaje que pueda acudir en momentos de desesperación o confusión.
Me gustaría que este mensaje le ayudara en el futuro a mis herederos y los hijos de mis herederos. Debería ser pequeño, de manera que quepa debajo del diamante de mi anillo. "

Todos los que escucharon los deseos del Rey fueron los grandes sabios, letrados, quizás habían escrito grandes tratados ... pero pensar en un mensaje que contiene dos o tres palabras que caben en un anillo de diamantes? Inmensamente difícil.
Utilizaron su pensamiento, y buscaron en sus libros de filosofía por horas, sin encontrar nada que cumpliera con los deseos del poderoso rey.


El rey poseía un sirviente muy querido. Esta persona también había sido asistente de su padre, y se había preocupado por él, cuando su madre murió. Fue tratado como familia, y disfrutó de un enorme respeto por todos.

El rey, por estas razones, se acercó a consultarlo. Y él dijo:
"Yo no soy inteligente, ni erudito, ni un estudioso, pero conozco el mensaje."
"¿Y tu cómo sabes? Interrogó el rey."
"Durante mi larga vida en palacio, me encontré con todo tipo de personas, y en una ocasión conocí a un hombre sabio. Era un convidado de tu padre, y yo estaba a su servicio. Cuando salimos me fui con él a la puerta para despedirlo, y como una seña de retribución, me entregó este mensaje. "
En ese momento el viejo, en un papel pequeño, escribió el mensaje. Lo retorció y se lo dió al rey.
- "Pero no debes leerlo. – le dijo. Guárdelo en su sortija. Ábrelo únicamente cuando no tengas salida a ciertas circunstancias. "El momento no tardó en llegar. El país fue invadido y su majestad perdió el reino.


El rey corría con su caballo para poder salvar su vida, ya que sus enemigos venían por él. Se encontraba solo y los perseguidores eran una gran cantidad. En un momento dado, llegó a un lugar donde el camino finalizaba. Antes de él, había un precipicio y una profunda quebrada, si cayera por allí podría morir, tampoco podía volver hacia atrás porque el adversario lo estaba cercando.
Ya se escuchaba el correr de los caballos, las voces, que el enemigo estaba en las inmediaciones.
En ese preciso momento en que recordó lo de su anillo. Tomó el papel, lo abrió y encontró allí un pequeño mensaje tremendamente valioso para el momento.
Simplemente diga: "Esto también pasará". En ese instante fue consciente de que se cernía sobre él un gran silencio.


Los enemigos que le perseguían debían haberse perdido en el bosque, o quizás no habían encontrado el camino. Pero la verdad es que estaba rodeado por un inmenso silencio. Ya no sentía el correr de los caballos.

El rey se sentía profundamente agradecido al sirviente y del desconocido sabio. Esas palabras habían sido milagrosas. Dobló el papel. Se puso el anillo, sus ejércitos se reunieron de nuevo. y reconquistó su reinado. Ese día regresó victorioso a su ciudad, había una gran celebración con música, baile ... y el rey. estaba muy orgulloso de sí mismo.
En ese momento, una vez más el viejo estaba a su lado, y fue entonces cuando dijo:
"Querido Rey, es el momento para que usted pueda leer de nuevo el mensaje del anillo."
¿Qué quieres decir? le preguntó. Ahora estoy viviendo un estado de euforia, la gente celebra mi vuelta, tenemos que vencer al enemigo. "
-Oye, dijo el viejo, que este mensaje no es sólo para situaciones desesperadas. También es para situaciones agradables. No es sólo para cuando te sientes derrotado, también es para cuando te sientes victorioso. No es sólo para cuando eres el último, que también es para cuando eres el primero. "


El rey abrió el anillo y leyó el mensaje: "Esto también pasará", y nuevamente sintió la misma paz, el mismo silencio, en medio de la muchedumbre que celebraba y bailaba.
Pero el orgullo, el ego, había desaparecido. El rey finalmente pudo entender el mensaje. El problema era tan transitorio como el bien.


Entonces el anciano dijo:
.. - "Recuerda que todo pasa, no hay eventos en permanente y sin emoción como el día y la noche:
Hay momentos de alegría y momentos de tristeza. Acéptalos como parte de la dualidad de la naturaleza porque son la naturaleza misma de las cosas. "

AGUA EN EL DESIERTO


La historia cuenta que un hombre se encontraba perdido en el desierto, ya casi a punto de morir de sed.

Caminaba, caminaba y caminaba, hasta que divisó a lo lejos algo que parecía ser una casa. Se fue acercando y pudo observar que era una vieja casita que se estaba desmoronando; sin ventanas, sin techo; se notaba que había sido construida hacía un largo tiempo.

El hombre merodeó por allí y se encontró con una pequeña sombra donde se acomodó para huir del calor del sol desértico.
Luego miró hacia su alrededor y a escasos metros de distancia vio una vieja bomba toda oxidada.

El se arrastró hasta allí, tomó la manija, y comenzó a bombear una y otra vez, sin parar. Nada sucedía. De pronto cayó hacia atrás, muy cansado, desanimado, a tal punto que se quedó dormido.

Al mediodía despertó y notó que cerca de la bomba había una botella. La miró, se acercó a ella y comenzó a remover el polvo que poseía, limpiándola para ver que contenía. Vio que estaba hasta el borde de agua y que llevaba grabado un mensaje que decía:

"Antes que nada debes llenar la bomba con toda el agua de esta botella, mi amigo", "Luego vuelve a llenar la botella nuevamente antes de partir”."
El hombre sacó la tapa de la botella y comprobó que era agua lo que contenía. Estaba casi llena.

De pronto él se sintió algo confundido y se quedó pensando:

Debo beber de esta agua para sobrevivir o bien debo llenar la bomba, echarla a andar y obtener así agua limpia y fresca del fondo del pozo, tomar en abundancia y volver a llenar la botella para la próxima persona que llegue a este lugar?

Deberé tomarme esta agua algo turbia para poder al menos sobrevivir un poco más hasta tanto ver si llego a alguna otra parte y salvar mi vida? O bien confiar en estos escritos, aventurarme a lograr lo que ellos dicen y después poder disfrutar de esas aguas cristalinas?

Los pensamientos iban y venían en su cabeza sin aún tomar una decisión. Hasta que al fin, con un poco de miedo, echó toda el agua en la vieja bomba, volvió a tomar la manija y comenzó a bombear y bombear, una vez, dos, tres, cien; la bomba chillaba y chillaba pero nada ocurría. El se desesperaba pero igual continuó bombeando hasta que comenzó a salir el primer hilo de agua. Una sonrisa se dibujó en él, doblegó su entusiasmo y así de un momento a otro comenzó a fluir gran cantidad de agua limpia y fresca, mucha pero mucha. El tomó hasta hartarse y aprovechó a llenar la botella para la siguiente persona que por allí pasara, la tapó y agregó unas pequeñas líneas al anterior escrito que decía: “Esto verdaderamente funciona, tienes que verter todo el contenido para obtenerlo otra vez”

Ningún esfuerzo que hagas será válido, si lo haces de la manera equivocada.

Puedes pasar toda tu vida intentando bombear algo cuando alguien ya reservó la solución para ti.

SOLO EL CAFÉ?


Juan trabajaba en el área de mantenimiento de una gran empresa.
Nadie sabía lo que estaba haciendo, y todos pensaron que sólo era capaz de preparar y servir café. Pero Juan había ganado los corazones de todos, porque siempre estaba sonriendo, y como tenía una dificultad para hablar, el dueño pensó que estaba haciendo un acto de caridad teniéndolo como empleado.
Nunca faltaba, siempre llegaba primero y era el último en retirarse de la oficina. Sin embargo, en una ocasión, el jefe de mantenimiento se presentó ante el dueño y le dijo que Juan iba a estar ausente durante varios días porque su familia había advertido de la cirugía de emergencia debido a una peritonitis.
La licencia fue durante semanas, cerca de dos o tres.
- Contrataremos alguna otra persona para reemplazarlo?
"No hay necesidad", dijo simplemente notificar a los empleados que, en estos días, se turnearán para preparar el café.
Sin embargo, con el tiempo, las cosas fueron sucediendo diferentes. Por la mañana, cuando entraron, había oficinas con mal olor, pantallas de ordenadores sucias, los baños carecían de papel higiénico, flores marchitas y malolientes en los jarrones y los pocillos quedaban sucios ...
El dueño llamó al jefe de mantenimiento, y reunió a sus empleados.
- ¿Por qué no limpian como siempre? ¿Qué sucede?
"Nosotros hacemos el mismo trabajo durante años. Cuando empecé a trabajar, me dijeron de no tocar nada por encima de los escritorios. Nunca me tocó limpiar un equipo.
"Yo estoy limpiando con los mismos productos de siempre", dijo otro
-. No sé por qué, ahora, dicen que hay olores desagradables.
"Nunca limpié las tazas. Ni siquiera entrar en el lugar donde el café se prepara, ya que siempre está en orden", dijo otro.
El jefe estaba pensando y sabía que los empleados no estaban mintiendo. ¿Qué estaba pasando? En ese momento se dio cuenta de que faltaba Juan.
- ¡Muy bien! Él es el que viene primero. Ahora recuerdo que un día llegó muy temprano, lo vi abrir las ventanas para dejar entrar un poco de aire. Dijo que después las cerraría.
- ¡Claro! Y él es el que se ocupa de café. Después de servir, debe pasar por los mostradores recogiendo las tazas ", dijo un empleado.
Entre todos estaban pensando y descubriendo las muchas cosas que Juan hizo en silencio, sin que nadie las pidiese y sin quejarse por no recibir agradecimiento o reconocimiento.
El día que Juan regresó, tenía una gran fiesta, y el jefe de personal y el propietario de la empresa le dieron las gracias a todo lo que hizo cada día.

María Inés Casalá y Juan Carlos Pisano

HONRA A TU PADRE Y A TU MADRE


Había una vez un anciano que había perdido a su esposa y vivía solo. Trabajó duro como la mayor parte de su vida, pero las desgracias lo habían dejado en bancarrota, y ahora era tan viejo que ya no podía trabajar.
Sus manos temblaban tanto que no podía enhebrar una aguja, y tenía la visión borrosa, demasiado para hacer una costura recta. Tenía tres hijos, pero ya estaban casados y estaban tan ocupados con su propia vida que sólo tenían tiempo para cenar con su padre una vez por semana.
El anciano estaba cada vez más débil, y los muchachos lo visitaban cada vez menos.
"No quieren estar conmigo ahora", dijo, "porque tienen miedo de que me convierta en una carga para ellos.
Pasó una noche en vela preguntándose qué sería de él sin la ayuda de sus hijos. Por fin se le ocurrió un plan. A la mañana siguiente fue de su amigo el carpintero y le pidió que le armara un gran cofre. Luego fue al cerrajero y le pidió que diera una cerradura vieja. Por último se dirigió al vidriero y pidió todos los pedazos de vidrio roto que tuviera.
El anciano tomó el cofre, lo llenó hasta el borde con vidrios rotos, lo cerró y lo puso bajo la mesa de la cocina. Cuando sus hijos fueron a cenar, lo tocaron con sus pies.
- ¿Qué hay en ese baúl, le preguntaron mirando debajo de la mesa?.
"Oh, nada-respondió el viejo, sólo algunas cosas que he guardado.
Sus hijos lo empujaron y vieron que era muy pesado. Le dieron patadas y escucharon un tintineo.
"Debe estar lleno de oro que el viejo ha guardado en los últimos años", le dijo al oído.
Comprendieron que debían custodiar el tesoro. Decidieron turnarse para vivir con el viejo, para que pudieran verlo también. La primera semana el hijo menor se mudó a casa de su padre, y cuidó de él y le cocinó. Una semana después el segundo hijo le sucedió, y la semana siguiente fue el más grande. Así continuó durante algún tiempo.
Por último, el anciano padre se enfermó y murió.
Los muchachos le dieron un bonito funeral, a sabiendas de que una fortuna los aguardaba bajo la mesa de la cocina, y podían permitirse un gasto grande con el viejo. Cuando la ceremonia terminó, registraron la casa para encontrar la llave y abrieron el baúl. De hecho, lo encontraron lleno de vidrios rotos.
- ¡Qué vil truco! "Gritó el hijo mayor. ¿Cómo puede ser tan cruel con sus hijos!
"Pero ¿qué podía hacer? Pregunta tristemente, el segundo hijo. Seamos francos. Si no hubiera sido por el cofre, lo hubiésemos descuidado hasta el final de sus días.
"Estoy avergonzado de mí mismo-sollozó el hijo menor. obligamos a nuestro padre a rebajarse al engaño, porque no observamos el mandamiento que él nos enseñó cuando éramos niños. Pero el hijo mayor se volvió al cofre para asegurarse que se tratara de objetos de valor escondidos debajo de los pedazos de vidrio.
Los tres hermanos miraron en silencio el interior y leyeron una inscripción que el padre había dejado dentro:
"Honrarás a tu padre y a tu madre."

Listen

Read phonetically